Consejos para una correcta preparación de tu té preferido

Consejos para una correcta preparación de tu té preferido

Aunque el té es generalmente reconocido como un artículo de alimentación seguro, merece la pena saber que su consumo ilimitado puede ocasionar, en algunos casos, efectos adversos. Te comparto cuál es la mejor manera de preparar el té para que sus beneficios tengan un mayor impacto en la salud.

El agua nunca debe hervir porque la infusión de hebras de té con agua a punto ebullición malogra las hojas de la planta otorgándole un sabor más amargo y por otra parte puede causar irritación en el tracto estomacal; por ello si el agua hierve hay que esperar que baje la temperatura. Sin embargo este último procedimiento provoca la pérdida de oxígeno en el agua.

Respetar los tiempos de infusión de cada hebra es esencial y entonces es importante medir la temperatura del agua para que la misma sea la correspondiente para cada tipo de té. Si la temperatura fuera más elevada para la preparación adecuada de cada tipo de ehbra, deberás esperar a que la temperatura llegue a su grado exacto.

Por otra parte y de igual importancia que la temperatura, el tiempo de infusión es otra variable fundamental para el adecuado servicio de cada variedad de té. Así entonces las distintas variedades deben infusionarse de este modo:

Tés blancos, entre 75º y 85º C por 3 a 5 minutos.

Tés verdes, entre 70º y 80º C por 1 a 2 minutos

Tés azules u oolongs, entre 75º y 95º C por 5 minutos

Tés rojos ( negros), entre 75º y 90º C, por 3 a 4 minutos

Dark Teas ( Pu Erh y Hei Cha), entre 80ª a 90ª para Hei Cha por 1 minuto y en el caso de los Pu Erh cocidos a 95ª C por 1 a 5 minutos.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te