Té y relax

Té y relax

El té es una bebida de hermoso color, aroma y sabor; refrescante y energizante. Sus beneficios son conocidos por la medicina china tradicional, entre ellos, favorecer la salud, brindando antioxidantes, catequinas, polifenoles y flavonoides que protegen al cuerpo de inflamaciones y afecciones neuromotoras.

El té también aporta una cantidad de minerales como sodio y flúor, vitaminas A, B y C. Estos componentes contribuyen a reforzar el sistema inmune y prevenir enfermedades degenerativas por su contenido de polifenoles, los cuales atrapan los radicales libres y los desactivan.

Un aspecto importante del té es su propiedad calmante y relajante del sistema nervioso.

El té es una bebida tan icónica, que solemos llamar “té” a toda infusión o incluso decocción, a base de hierbas y plantas. Aunque esto es erróneo ya que si no hay Camellia Sinensis, entonces no hay té. En ese caso hablaremos de una tisana de menta, de jengibre, de ginseng ya que no hay hebras de té.

La teína, presente de forma natural en las hojas del arbusto del té, es la misma sustancia que la cafeína. Su nombre varía simplemente por el hecho de estar hablando del té y no del café.

Ahora bien, ¿actúa la cafeína igual que la teína? Sí y no. Con esta respuesta nos referimos a que hay varios factores que hacen que la cafeína presente en el café y la presente en el té se absorban y actúen de manera diferente.

El primero de ello es la concentración. Aunque la cantidad de cafeína en un té o en un café puede variar, de forma general, la concentración de cafeína en un café es bastante más elevada. Mientras que una taza de café expreso contiene alrededor de 212 mg por cada 100 g, una de té negro contiene una media de 20 mg por cada 100 g, prácticamente 10 veces menos. De este modo, beber una taza de café le da a nuestro cuerpo, de golpe, una cantidad mucho más grande de cafeína para procesar.
Identificar el té con más teína no es fácil, dado que la concentración de este elemento en cada té depende de factores tan variados como pueden ser la altitud donde se han cosechado las hojas de té, el tiempo de oxidación al que fue sometido e incluso, el tiempo de la infusión. Sin embargo, después de procesar datos en varios sentidos y de forma general, te presentamos nuestro ranking de tés por contenido de teína.

Uno de los tés negros de mayor calidad, el Darjeeling es un té intenso y con una buena dosis de cafeína. Se suele señalar que cada 150 ml de infusión el mate aporta 78 mg de cafeína, siendo así comparable al efecto estimulante del café. El té con más teína es el negro

Siendo el té matcha una variedad de té verde podría inferirse que posee menos cafeína que el té negro, sin embargo, esto no es así. El té utilizado para la ceremonia del té japonesa se elabora triturando hojas enteras. Así, al beber una taza de matcha, ingieres el polvillo con el que se prepara y por ende, una mayor cantidad de té que al utilizar bolsas. Se considera que una cucharadita de té matcha aporta 68 mg de teína, frente a los 32 mg que se encuentran en la misma cantidad de té verde.

El pu erh tiene un nivel moderado de cafeína.

Por otra parte, el té oolong, conocido también como té azul tiene en general bastante menos cafeína que el té negro: entre 10 y 60 mg de teína dependiendo de si se trata de un oolong más o menos oxidado.

El té verde, famoso por sus posibles efectos adelgazantes tiene un contenido de teína que podría denominarse medio, de entre 25 y 29 mg/100 g.

En cuanto al té blanco por tratarse de un té poco o nada oxidado, ya que básicamente se recolecta y seca, cuenta con menos cafeína que las variedades anteriormente mencionadas. De hecho, algunos investigadores señalan que su contenido sería de menos de 1 mg.

Los tés contienen teína en mayor o menor medida dependiendo de la variedad. Si quieres una bebida sin cafeína, ya sea porque padeces de hipertensión, estás embarazada o en período de lactancia, puedes optar por una tisana: el rooibos. Conocido como té, no lo es realmente ya que no proviene de la planta Camellia Sinensis y, aquí la buena noticia, no posee teína.

Por otra parte, puedes optar también por las infusiones de hierbas o frutas que tampoco aportan teína ni cafeína a tu organismo.
Ahora que conoces aproximadamente el contenido de teína de cada variedad de té puedes escoger la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades de cada día y elegir los tés con menos teína para tu momento de relajación.

 


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te