¿Sabías que existen normas standarizadas de calidad para la preparación del té?

¿Sabías que existen normas standarizadas de calidad para la preparación del té?

La norma ISO 3103 es una norma estándar publicada por la International Organization for Standardization (comúnmente denominada ISO), que presenta un método estandarizado para la preparación del té. El estándar original fue publicado por la entidad llamada British Standards Institution en 1980 con el nombre de BS 6008:1980. Fue producido por el Comité Técnico ISO 34 (Alimentos), Sub-Comité 8 (Té).

Esta norma indica lo siguiente:

El método consiste en extraer todas las sustancias solubles de las hojas de té secas las cuales se encontrarán contenidas en un recipiente que debe ser de porcelana o cerámica. Dicha extracción se realizará vertiendo sobre ellas agua recién hervida. El fin es poder así examinar las propiedades organolépticas de la infusión, la cual puede o no tener leche.

No es el objetivo de este estándar definir el método correcto para preparar té, sino definir un procedimiento de preparación de té que permita realizar comparaciones sensoriales entre distintos tés.

A los efectos de asegurar resultados consistentes, el estándar establece los siguientes pasos y requisitos:

• La tetera debe ser de porcelana blanca o cerámica vidriada y contar con un borde parcialmente cerrado. Debe contar con una tapa que calce con holgura.
• Si se utiliza una tetera grande, su capacidad no debe exceder 310 ml (±8 ml) y su peso debe ser 200 g (±10 g).
• Si se utiliza una tetera pequeña, su capacidad debe ser de 150 ml (±4 ml) y su peso debe ser 118 g (±10 g).
• En la tetera se deben colocar 2 gramos de té (medido con una precisión de ±2%) por cada 100 ml de agua hirviendo.
• Se vierte en la tetera agua recién hervida hasta una distancia de 4 a 6 mm del borde.
• El agua debe ser similar al agua potable de la zona en que se consumirá el té.
• El tiempo de preparación debe ser de seis minutos.
• El té preparado es luego servido en un tazón de porcelana blanca o de cerámica vidriada.
• Si se utiliza un tazón grande, debe tener una capacidad de 380 ml y un peso de 200 g (±20 g)
• Si se utiliza un tazón pequeño, debe tener una capacidad de 200 ml y un peso de 105 g (±20 g)
• Si se utiliza leche en la prueba, la misma puede ser agregada antes o después de servir el té en infusión.
• Si se agrega leche después de servir el té, se puede degustar mejor el sabor cuando el líquido de encuentra a 65 – 80 °C.
• Se deben utilizar 5 ml de leche para el tazón grande, o 2.5 ml para el tazón pequeño

Por cierto algo controvertido por dos motivos:

1. Sabemos que el agua hierve a distintas temperaturas según la altura sobre el nivel del mar en la cual te encuentres preparando la infusión. La norma no especifica la temperatura de infusión. Al preparar el té con agua a la temperatura adecuada logramos equilibrar sus características y extraer su sabor de una forma amable.

2.El uso de leche altera el sabor del té. Este ingrediente extra que se le aporta permite que el sabor del té sea más suave, dulce y amigable para algunos paladares. Sin embargo, en definitiva, produce una alteración de las notas aromáticas propias de cada tipo de té.

3.Establece un tiempo standarizado de 6 minutos. Contradictorio ya que para poder obtener las notas aromáticas más amigables y amables de cada variedad sabemos que debemos respetar las temperaturas adecuadas de lo contrario se obtendrán notas defectuosas y desfavorables que malograrán las verdaderas e increíbles notas de cada tipo de té.

4.Sobre el uso de la leche en el Té te contaré un poco más en la próxima nota.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te