Mejorando nuestra agua para el disfrute de una buena taza de té

Mejorando nuestra agua para el disfrute de una buena taza de té

¿Cómo hacemos para mejorar al agua que fluye de mi canilla o grifo?

Si el agua de tu ciudad no es buena, tiene mucho cloro o incluso mal sabor te explicaré algunos trucos para eliminar el cloro y algunos sabores.

1. Deja el agua reposar unos minutos, destapada en el recipiente que luego utilizarás para calentarla.
2. Por supuesto hervir el agua también ayudará a eliminar muchos de los problemas aunque este método no sería el más indicado. Por ello aunque quisiéramos hacer una infusión de un delicado té verde japonés, el cual sería conveniente preparar a 70ºC, se recomienda llevar el agua a un ligero hervor para luego reducir la temperatura a la deseada.
3. Pero, ¡atención! No lleves el agua a un hervor agresivo porque perderá demasiado oxígeno y alterará el sabor.
4. Tampoco hiervas el agua por un tiempo prolongado
5. Siempre utiliza agua fresca, no recalentada.

Catando el agua para el té

– Te animo a catar el agua. Y si quieres perfeccionar tu nariz para catar aguas, primero intenta practicar catando aguas con diferentes TDS; luego, compara agua de 200ppm de agua filtrada y agua destilada (menos de 1ppm) para ir de a poco reduciéndolo desde 200ppm a 40ppm.
– Cuando las diferencies, pasa a probar aguas con igual ppm pero de diferentes procedencias o fabricantes para descubrir sus matices: más amargas, secas, suaves, dulces…
– A continuación usa distintas aguas pero de igual TDS para hacer té y analiza cómo cambia.
– El reto definitivo es hervir exactamente la misma agua pero con fuentes de calor distintas, tetera eléctrica y fuego natural y hacer el mismo té para ver si hay diferencias.

¡Aplausos!

¡Te has convertido en un experto catador de aguas y tés!


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te