“El té, un nuevo segmento en la sana alimentación”

“El té, un nuevo segmento en la sana alimentación”

Un respiro en el vertiginoso ritmo diario es la pausa ideal para volver a poner un stop que te aleje de los compromisos, preocupaciones y obligaciones. El té es una buena compañía en esos momentos de relajación y calma. Se convierte en la escusa perfecta para encontrar el placer de la gratificación a través de una bebida sana y natural.

Las altenativas para acercarte al té son múltiples hoy en día y van más allá de la infusión del agua con un saquito de té porque con los brotes y hojas más tiernas de la planta del té llamada Camellia Sinensis, se elaboran distintos tipos y variedades de hebras de té que se utilizan también en las mezclas que combinan estas hebras de té con otras materias primas dando lugar a lo que se denomina “Blends de Té.

El té es la segunda bebida consumida a nivel mundial y aunque la mayoría de la gente tiene en su memoria el recuerdo de beber una taza de té para reconfortarnos cuando teníamos alguna dolencia, hoy en día su consumo va de la mano del placer, del encuentro, del disfrute y de la elección de consumir productos más saludables. Sus más de 300 componentes, hacen que el té sea una fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Incluirlo en nuestra alimentación diaria nos proporciona bienestar y un complemento ideal para proteger nuestro organismo frente a la oxidación celular, ayudándonos a controlar nuestros niveles de colesterol y mantener nuestro peso corporal, entre otras propiedades.

En sus variedades de té blanco, té verde, té azul u oolong, dark teas y té negro nuestro organismo agradecerá el hábito de su consumo.

Hoy te contaré de los beneficios que provocan en el organismo el consumo de té blanco y té verde.

El té blanco ha sido descubierto recientemente como el antioxidante más potente de la naturaleza y 100% más eficaz que el té verde porque contiene tres veces más polifenoles, un potente antioxidante presente en todos los tipos de té y muy conocido por aumentar las defensas del organismo y neutralizar la actividad de los radicales libres que causan la oxidación celular. Se trata de un té sumamente liviano pero sin embargo ofrece una compleja gama de sabores. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, disminuye los niveles de colesterol en la sangre, sobretodo la lipoproteína de baja densidad (LDL), protege la dentadura de las caries, previene infecciones, combate la fatiga, estimula las defensas y el funcionamiento mental. Es una bebida natural , no contienen azúcar ni calorías y de sabor muy agradable.

Por su parte el té verde es una de las bebidas que más beneficios aporta al ser humano. Entre algunas de las propiedades que se le atribuyen, muchas de ellas comprobadas científicamente, se encuentran la de ser antioxidante al igual que el té blanco, es bueno para perder peso y hasta incluso para la dentadura.

Su alto contenido de catequinas e isoflavonas lo transforman en un perfecto aliado para luchar contra el envejecimiento, colaborar con la circulación y evitar el endurecimiento de las paredes arteriales, entre muchas otras cosas.

El té verde tiene capacidades estimulantes, ya que posee cafeína y ayuda a la concentración y el trabajo mental.

Ya no existen excusas para que puedas crear el hábito diario de consumir té. Pero si aún no te has amigado con el sabor del té verde te sugiero acercarte a través de los blends de té con base de té verde y disfrutar ya mismo de sus beneficios.

La población mundial ha entendido que un cambio en los hábitos de consumo y en la alimentación nos otorga una mejor calidad de vida y la posibilidad de asombrarnos cada día con la incorporación de nuevas posibilidades de una sana nutrición.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te