El té, alimento en el mundo

El té, alimento en el mundo

El Té, en todas sus variedades, no ha sido siempre bebido como infusión. En esta nota te contaré cómo las diversas culturas han adoptado las hojas de la planta del té, la Camellia Sinensis, a su alimentación, a lo largo de los tiempos.

A lo largo de la historia las hojas de la planta Camellia Sinensis, la planta del té ha sido consumido de diversas formas:
− como ligera infusión con manteca y sal.
− como alimento de decocción con vegetales como zanahorias, cebollas y ajos.
− comprimido en “Bricks” o ladrillos, tortas o nidos desmenuzados en agua hirviendo. ( Mongolia, Tibet)
− en polvo, batido en infusión
− como licor, hecho de la infusión de sus hojas.

Antiguamente las hojas de té se usaron como condimento de la alimentación, y tal uso se continúa aún hoy día en Birmania. Las mujeres chinas preparan hasta hoy día, lo que se llama té en ladrillos o bricks o té en panes; para ello presionan las hojas de té hasta que forman bloques sólidos. Esta preparación se exporta a Mongolia donde el té ladrillo forma parte de la alimentación; los panes se hierven, para ablandarlos, y se comen con manteca o con tsamba, un preparado de trigo o de cebada. En Siam las hojas todavía se mascan. Además, la mayor parte de la cafeína que se usa en medicina y en la elaboración de bebidas sin alcohol se extrae de los desechos de esta hoja.

Al té se lo ha apreciado por sus propiedades medicinales, como un elemento de lujo y prestigio; más tarde fue considerado refinado y de buen gusto. Apreciado por su aroma, sabor y ceremonial.

En China ha sido utilizado para la meditación, concentración y para evitar la somnolencia; enfatizaban sus propiedades medicinales y la propiedad de eliminar impurezas del cuerpo.

En Japón, el beber té da lugar a un delicado y respetuoso ceremonial, y es una verdadera institución, basada en los principios del budismo. La palabra japonesa que designa la ceremonia del té es “chanoyu”, y literalmente significa agua caliente de té; con ella se manifiesta una manera estética de entretener a los huéspedes mientras se bebe té. La ceremonia se hace según reglas tradicionales, y se usa un lugar especial, una pequeña habitación, para sugerir simplicidad.

Pero, sin lugar a duda, el modo más común de tomar el té, tanto en Oriente como en Occidente, es el de hacerlo como bebida, preparada en forma de infusión. Los métodos empleados para esto son diferentes, y de la buena elección y de su correcta preparación, depende el que se obtenga la infusión suave, agradable y perfumada que tanto aprecian los aficionados a esta bebida tan difundida.

Como verás, el té estuvo siempre presente en las culturas y ha sido y es un alimento muy apreciado por su valor nutricional, medicinal y ceremonial.
Motivos más que suficientes para incorporarlos en tu alimentación diaria, ¿no?


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te