El ritual del té en conciencia plena – Parte II

El ritual del té en conciencia plena – Parte II

En esta nota nos detendremos en los pasos del Mindfulness en tu Ceremonia del Té.

Estos son los pasos para crear tu Ritual del Té: lo importante es ver, sentir, probar, tocar, oír y regresar suavemente a los sentidos cada vez que notes que la mente se desvía del curso de la acción que estás haciendo. Volver a la conciencia en cada paso.

El Agua:

  1. Presta atención al sonido del agua calentándose. Escucha el burbujeo. Pon atención en la temperatura del agua. Recuerda que no hierva.

Las Hebras

  1. Selecciona las hebras. Obsérvalas: ¿Crujen? ¿Qué aroma tienen? ¿A qué te remite su olor? ¿Qué color tienen?

La Tetera

  1. Coloca las hebras sueltas secas en la tetera. No lo hagas con el piloto automático y vuelve al momento presente cuando descubras que te has distraído.
  2. Pon atención en el momento.
  3. Escucha el sonido del agua mientras la viertes sobre las hojas.
  4. Observa la belleza de las hojas desplegándose.
  5. Observa cómo el agua cambia de color.
  6. Pon atención en el tiempo de infusión.

La Taza

  1. Escucha el sonido de tu té vertiéndose en tu taza favorita.
  2. Si tomas azúcar, observa cómo te sientes al agregarlo al té. ¿Realmente lo quieres? ¿cómo te sienta? ¿y sin él? ¿lo has probado?

Nuevamente Las Hebras

  1. Vuelve a sentir el aroma de las hebras humectadas. ¿Cambiaron el color y el aroma? ¿A qué lugar te permite viajar? ¿Te lleva a algún momento o experiencia en tu vida?

El Lugar

  1. Encuentra un lugar tranquilo y cómodo para sentarte, inhalar profundamente y exhalar, expulsando cualquier sensación de estrés y tensión en el cuerpo.
  2. Siente el calor de la taza en tus manos, ¿cómo se siente? ¿te gusta?
  3. Siente el calor del té en tu boca y luego dispersarse por el cuerpo.
  4. Saborea cada sorbo. Aprecia su sabor y aroma. ¿Es agradable? ¿Qué sensación despierta? ¿A qué experiencia vivida te remite? ¿Percibes aromas y sabores de la infancia? Solo ten en cuenta tus sensaciones y el gusto o desagrado. Si surgen pensamientos, déjalos pasar por tu mente sin verte atrapado en ellos. Intenta quedarte con la degustación de tu té.
  5. Intenta frenar cualquier deseo de apurar la bebida y cualquier impaciencia que se presente.
  6. Concéntrate en cómo el té te hace sentir: tranquilo y relajado, o con energía y alerta.
  7. Presta atención a los sentimientos y emociones que te provoca el té.

No tienes la obligación de seguir cada uno de los pasos. La clave es permitirse la intención de la práctica, sentir con claridad y precisión lo que está sucediendo, momento a momento, y volver con plena conciencia cada vez que notes que te has perdido en el pensamiento.

La meta es llevar la atención plena a las actividades cotidianas, como beber una taza de té, comer, limpiarse los dientes o salir a caminar. Es una manera sencilla de comenzar para finalmente practicarlo de manera cotidiana.

Te recomiendo iniciar este ritual del Té y sostenerlo durante una semana.

Luego puedes contarme cómo te has sentido.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te