El mágico mundo del laboratorio de los tés

El mágico mundo del laboratorio de los tés

El Té, considerado la segunda bebida, en la actualidad, ha habilitado nuevos segmentos de consumo. Cada vez más consumidores en el mundo, han descubierto en sus variedades gourmet o hebras selectas, una experiencia cualitativamente superior.

Así, entonces, la oferta de nuevas oportunidades y acercamiento al disfrute de una buena taza de té, demandó la necesidad de contar con una mano maestra, una persona idónea que promueva nuevos caminos, y marque una tendencia en el mercado y la industria del té.

Se trata de que a través del Profesional en el Diseño de Blends de Té, se logre educar nuevos paladares y adaptar al consumidor de infusiones, a nuevos sabores.

El Profesional en el Diseño de Blends de Té se constituye, de esta manera, en el conocedor de la botánica de la Camellia Sinensis, la planta del té y las materias primas utilizadas en la elaboración de las mezclas y en la persona que ha desarrollado las habilidades y técnicas para diseñarlas.

Posee la certeza y el manejo de las sensaciones y los sabores que quiere lograr, a partir de la creación de Blends.

Es un profesional capaz de organizar y liderar eventos sociales y corporativos en torno al Té y diseñar su propia línea de Blends o asesorar a empresas en la búsqueda de rasgos distintivos que produzcan un valor agregado en el mercado.

Pero… ¿el Té siempre se consumió puro en Oriente?, ¿por qué se decidió empezar a producir mezclas de Tés y otras materias primas? La respuesta es sencillamente interesante: porque fue una manera de rendir tributo. La antigua concepción de Blendeado, nació a partir de la idea de consagrar un tributo a los Emperadores ya que los monarcas siempre fueron vistos como emisarios divinos.

En la actualidad las empresas no blendean para consagrar un tributo sino más bien, para acercar y cultivar el paladar de los consumidores de Té haciendo su disfrute más próximo y cercano a la memoria palativa de sabores que le son reconocidos en su biografía gastronómica y en los aromas y sabores desde la infancia.

Por ello es que aseveramos que los motivos actuales del oficio de Blendear son básicamente sensoriales, palativos y emocionales.

Afortunadamente, han ingresado al mundo del Té diversas materias primas, como la vainilla, la canela, las especias, las frutas y las flores y han aportado de manera significativa, un sinfín de sabores y aromas que lo han hecho accesible a los paladares poco cultivados o educados y hasta a los paladares poco entusiastas en el hábito de consumir Té.

En este sentido, podemos afirmar que el Profesional en el Diseño de Blends de Té, es el Profesional que conoce no sólo acerca de la Planta del Té, sino también acerca de una gran variedad de materias primas, que potencialmente podrían combinarse con el Té. Existen, al respecto, ciertos parámetros y requisitos que hacen poco viables ciertas combinaciones y que son aspectos a conocer y considerar a fin de lograr mezclas de calidad con beneficio para la salud.

La tarea de este profesional creativo, experto, preparado, se desarrolla en el Laboratorio de Té, lugar del que saldrán al mercado las mejores formulaciones.

Diseñar y crear la correcta formulación es un trabajo sistemático, de registro, de método, de pruebas y rectificaciones. No es solo intuición ni la mera mezcla de ingredientes ya que el cliente de una determinada marca querrá encontrar siempre la misma calidad y característica del producto. ¡Qué desilusionante es ir a la búsqueda de una nueva lata de nuestro blend preferido y observar que ya no tiene el mismo aroma o sabor! Ello se debe a que la mano que elaboró el producto no es una mano maestra sino una mano inspirada solo por el deseo, el sueño de alguien que intentó sin lograrlo, trazar su paso por el mundo del té.

El trabajo en el laboratorio del té se fundamenta en el método científico y el saber experto aunque también en la creatividad, la innovación, el permiso de probar nuevas materias primas para blendear con el objetivo único de sorprender y provocar el deleite de los consumidores.

En el Laboratorio de Té se produce la magia, la alquimia, nuevas mezclas de té con flores, frutas, especias, hierbas, esencias, con otros tés que seguirán ampliando la oferta acercando nuevos productos a los consumidores y estableciendo potenciales nichos de desarrollo.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te