Distintos hemisferios, un mismo té de navidad

Distintos hemisferios, un mismo té de navidad

La Navidad transforma el tiempo en una época mágica. Se suceden a lo largo del mes de Diciembre, momentos de encuentros, paz, amor y felicidad con amigos y en familia.

Cada pueblo, región y país tiene sus rituales, sus costumbres y tradiciones en torno a los festejos. Las latitudes y sus climas tan diversos de hemisferio a hemisferio, imponen distintas propuestas gastronómicas para la mesa navideña.

Entre ellas, el té de Navidad, tiene su lugar de privilegio en algunos países europeos y va intentando desembarcar en Latinoamérica con sus versiones de tés fríos.

Al igual que los dulces navideños, tales como los turrones, panetones y pan dulces, que se consumen mayoritariamente en navidad el té de navidad reproduce los mismos aromas y sabores de este tipo de pastelería, como el aroma a vainilla, almendra, canela, jengibre y algunos cítricos dulces como la naranja. Se trata de tés dulces y especiados que se asocian a esta época festiva.
Estos tés nos transmiten una sensación de bienestar y placer y nos convoca a disfrutar de los momentos de reunión en esta época del año.

Lo que le hace especial al té de navidad es su sabor y aroma que nos gratifica, calma y nos recuerda placenteramente a las cosas buenas de la Navidad.

En el hemisferio norte sin duda, en época invernal aporta una sensación de calor, que se empieza a disfrutar desde el momento de la preparación de esta infusión y las manos que sostienen la taza comienzan a entibiarse provocando una increíble sensación de abrigo.

Las especias además de aportarnos un maravilloso aroma y sabor, también calientan el cuerpo y el alma. Y La almendra… ¿Hay algún producto con sabor navideño más representativo como ingrediente que la almendra? El sabor de la almendra lo tenemos relacionado desde nuestra niñez, con todo lo bueno de la Navidad.

Las frutas como la manzana y la naranja, que son típicas del invierno, armonizan perfectamente con los sabores especiados, a la vez que le dan un toque cítrico.

La popularidad de los tés de Navidad viene de la época victoriana inglesa. Durante esta época se puso de moda el famoso té de las cinco, donde se reunía la gente para tomar el té y hacer relajada tertulia mientras disfrutaban de un refrigerio.

Como es lógico este té de las cinco se convirtió en un Christmas Afternoon Tea en Navidad, consistente en un té negro especiado con canela y naranja que se tomaba sin leche y se acompañaba con pan de especias, salsa de arándanos, pavo ahumado y dulces navideños.

Esta tradición todavía continúa en nuestros tiempos en los halls de los hoteles londinenses y americanos. Es muy habitual en esas latitudes, disfrutar de un té navideño de estas características durante la temporada de compras navideñas en los mejores hoteles de Gran Bretaña, Francia, España o EE.UU.

Existen muchos tipos de tés de Navidad ya que no existe en el mercado una fórmula única. El té de navidad es como el Masala Chai, tiene que tener los siguientes ingredientes: una infusión caliente, especias donde predomine los sabores dulces como la canela y vainilla, almendra y un toque frutal con manzana y/o naranja.

Cada tienda de tés tiene sus propias recetas.
Te sugiero crear el tuyo propio con ingredientes que seguramente tendrás en tu casa en esta época del año:
1. té negro, manzana, almendra, canela, vainilla pétalos de rosa. La combinación del sabor intenso del té negro con el resto de los ingredientes le da un sabor dulce y cálido y lo convierte en un té ideal para media mañana
2. te verde con manzana, almendra y una canela “muy especial” que lo convierte en una auténtica delicia.
3. té negro ahumado mezclado con naranja y especias. Un Lapsang Souchong con especias es delicioso para desayunar, media mañana o después de comer.

Mi recomendación es la de disfrutar estos tés en la temporada de invierno ya que no son tés refrescantes sino todo lo contrario ¡Nos calientan el corazón y el alma!

¿Para los más pequeños existe alguna infusión de navidad? Sí, claro. Te recomiendo realizar una infusión de roobois que no es té ya que no es Camellia Sinensis, sino un arbusto de origen africano. El Roobois no contiene teína y puedes mezclarlo perfectamente con canela, manzana y almendra.
Ideal para tomar por la noche y para todos aquellos que no desean tomar ningún estimulante como embarazadas, personas con problemas de tensión o sueño y quieran disfrutar de una infusión caliente con sabor navideño.
¿Cuándo recomiendo tomar los tés navideños? A media tarde o media mañana ya que los disfrutarás intensamente y además te ayudarán a llegar a la hora de la comida o cenar con menos apetito. Es un té ideal para tomarlo en tertulia con tus amigos y familiares, en esos días fríos y cortos previos a las Navidades o posteriores a los mismos, reposadamente y relajadamente.

Puedes beber este tipo de infusiones frías. Especialmente para los países del hemisferio sur cuyo clima es cálido y en ocasión con temperaturas altas y días agobiantes. Te sugerimos que prepares tu infusión algo más tomada y luego, una vez que enfríe, colocarla en el refrigerador. Podrás acompañar las veladas con un iced tea que refrescará e invitará a disfrutar las comidas.
Para servirlo utiliza vasos altos de vidrio. Puedes incorporar, a modo decorativo, una rodaja de naranja, una rama de canela e incorporar hielo. Pero recuerda preparar la infusión más fuerte de lo contrario al incorporar hielo, se aguará.
La preparación del té de Navidad es muy sencilla, ya que es exactamente igual que cualquier té de su clase. Es decir:
– Te negro de Navidad: 2 gramos por taza durante 3-4 minutos a 75º a 90ºC, según tipo
– Te verde de Navidad: 2.5 gramos por taza durante 2 minutos a 70º a 80ºC, según tipo.
– Rooibos Navideño: 2.5 gramos por taza durante unos 5 minutos a 100ºC
No te preocupes mucho en memorizarlo, normalmente está indicado en la etiqueta de los productos.
Se suele tomar sin leche y a veces acompañado con algún dulce navideño o con sándwich salados.
Te invito a disfrutar de tu té navideño.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te