¿Degustar o catar el té?

¿Degustar o catar el té?

Muchas personas, a las que no les gusta el té, piensan que el té es solamente agua caliente con azúcar y algo de sustancia que le otorga color, aroma y sabor. Pero el té, como bien saben los amantes del mismo, es mucho más que eso, es un maravilloso placer, un ritual, una forma de vida.

Degustar un té puede ser tan apasionante como degustar un vino; prácticamente su vocabulario “técnico” es el mismo.

Cuando realizamos una degustación de té nos centraremos primeramente en el color y aroma de las hebras en seco, luego procederemos a la preparación del Té en su temperatura y tiempo de infusión adecuado ( Ver nota “ Consejos para una correcta preparación de tu té preferido”), a continuación observaremos y sentiremos el aroma de las hebras humectadas en caliente para finalmente proceder a beber la infusión y apreciar su aroma y sabor y la sensación que queda en boca llamada retrogusto, dejo o final.

La Degustación es una experiencia que puedes realizar solo, en grupo o con la guía de un experto. Su objetivo es la de experimentar el té y disfrutarlo. No se trata de un método científico ni una técnica. Es el momento de placer del encuentro, conocimiento y disfrute con tu té elegido; un encuentro con tu amigo El Té.

Cuando realizamos una Cata de té, nuestro objetivo es identificar el aroma del té analizado, el color, el gusto, la textura, la forma, es decir todos los atributos que tiene ese té.

En términos generales, catar es “recoger”, “buscar”, “ dirigir la vista”. Por ello cuando catamos un té buscamos expresar con palabras todos los atributos buenos y malos que tiene ese té. Es decir, evaluar y realizar un análisis exhaustivo de todas sus propiedades y características.

No basta sólo con decir que un té es suave, aromático o intenso o delicioso. A través de la técnica apropiada de la cata del té podremos apreciar la hebra en cada uno de sus aspectos, descubrir sus atributos positivos y negativos, analizar cuál es la preparación adecuada para que surjan sus mejores notas, percibir sus notas aromáticas, su licor y su sabor.

La Cata del té es un método científico que requiere dedicación, metodología, sistematicidad, pasos, orden, técnica, registro de la información, vocabulario preciso.

La Cata de té es el método con la técnica adecuada desarrollada por los profesionales de la industria tealera con el objetivo de medir la calidad y determinar las características del té analizado y evaluado. Esto les ayuda a asegurar que los productos mantengan un estándar satisfactorio para los consumidores, y también para identificar las muestras de más alta calidad o que tengan los sabores más distintivos.

 

 


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te