Cuándo caduca el té y cómo conservarlo

Cuándo caduca el té y cómo conservarlo

Si un té ya ha caducado no presenta ninguna contraindicación para la salud, aunque seguramente haya perdido buena parte de su aroma característico y de su sabor. Y es que, en contra de lo que se puede pensar, el té tiene caducidad. Sus hojas, durante su procesamiento, se secan, pero parte de la humedad se deja para que se conserven los aromas y sabores frescos. Por este motivo, el té tiene un vencimiento de entre dos y tres años.

Siempre que esté apropiadamente envasado, podemos comprobar si tenemos té caducado en nuestra alacena mirando la fecha de caducidad. En caso de tratarse de hebras puras de té, hemos de tener en cuenta el periodo anunciado en el envase.

Eso sí, una vez que se ha abierto el envase, lo aconsejable es tomarlo dentro de las 10 semanas siguientes. Ten en cuenta que el té verde caduca un poco antes que el negro ya que el té verde es una variedad no oxidada. Una de mis misiones es informarte sobre el debido consumo de té y por ello te aconsejo consumir el té verde en un plazo de tiempo que no sea superior a los 6 meses.

 

Cuál es el lugar óptimo para guardar y conservar adecuadamente el té

Dónde guardar el té correctamente es otra de las preguntas que vienen a la mente de aquellos que eligen esta bebida para su consumo diario. Esta infusión tiene un aroma muy sensible que se ve afectado por otros olores fuertes, de manera que puede absorberlos y perder su esencia. También es alterada por la luz.

Un sitio fresco, oscuro y seco es el espacio ideal. Hemos de evitar lugares que estén cercanos a la cocina o al baño, ya que el vapor puede afectarle. Se trata de una sustancia muy delicada y todo su encanto radica en su inconfundible y agradable aroma.

Aunque los saquitos o bolsitas de té sean el formato de comercialización más común, debido a que se trata de una manera de preservar su aroma sin dañarlo, las latas son la mejor opción para conservar el té, por diferentes razones. Son un tipo de envase especializado para este uso porque, por una parte, permiten conservarlo en un lugar seco y cerrado gracias a su sellado hermético.

Por ello siempre te aconsejaré comprar tés de hebras puras o blends de té que se comercializan en latas. De lo contrario, abastécete de una lata sin visor para conservar allí las hebras en su correspondiente bolsa de polietileno.

Por otra parte, a diferencia de los recipientes o frascos de vidrio o cristal (que no se recomiendan usar para almacenar el té), la lata lo protege de la luz, tanto de la luz ambiental como de la luz directa del sol, lo que permite mantener intactas todas sus propiedades, aromas, texturas y sabores. Las latas para guardar el té sin la necesidad de que contenga su bolsa de polietileno como envase primario son latas que cuentan además con un recubrimiento interno sanitario que permite volcar las hebras del té directamente en su interior, al ser aptas para alimentación. Por ello si desconoces si la lata que compraste para almacenar té tiene su correspondiente barniz sanitario, debes indefectiblemente colocar la bolsita de polietileno en la que se presentan dentro de la lata adquirida para tal fin.

En cuanto a la limpieza de las latas de té, es importante saber que no se deben sumergir en agua, ni usar abundante agua y jabón. Tampoco se debe usar ningún material abrasivo. Por otra parte las latas no son aptas para lavavajillas.

Para una perfecta limpieza, recomiendo usar, tanto por fuera como por dentro, un trapo húmedo limpio para retirar la suciedad y los restos, y posteriormente pasar un papel de cocina para eliminar totalmente la humedad.

Para evitar que le queden restos de té en la parte interna, puede usarse un pincel exclusivo para este uso, y después proceder a las indicaciones de arriba, es decir trapo húmedo y papel de cocina para finalizar la limpieza.

Como hemos podido leer en esta nota, el té caduca, pero si tenemos en cuenta todas estas indicaciones, podremos disfrutar de esta infusión en perfecto estado de aptitud. Saborear esta bebida es realmente una delicia y adquirir el hábito de su consumo un beneficio para la salud y el bienestar pero también un gran disfrute y placer.


Claudia G. de Núñez Especialista en Té
Fundadora y Directora de Cre Ar Te